ADVERTISEMENT
2 /3 FREE ARTICLES LEFT THIS MONTH Remaining
Chemistry matters. Join us to get the news you need.

If you have an ACS member number, please enter it here so we can link this account to your membership. (optional)

ACS values your privacy. By submitting your information, you are gaining access to C&EN and subscribing to our weekly newsletter. We use the information you provide to make your reading experience better, and we will never sell your data to third party members.

ENJOY UNLIMITED ACCES TO C&EN

Materials

Este Recubrimiento Sensible Al Calor Podría Evitar Que Las Baterías De Ión-Litio Se Incendien

Materiales: el nuevo compuesto actúa rápidamente para detener el flujo de corriente y apagar la batería cuando se sobrecalienta

by Mitch Jacoby
January 14, 2016 | APPEARED IN VOLUME 94, ISSUE 3

 

[+]Enlarge
Credit: Nat. Energy
Este compuesto flexible basado en polímeros puede prevenir el incendio de baterías de ión-litio.
09403-notw4-film.jpg
Credit: Nat. Energy
Este compuesto flexible basado en polímeros puede prevenir el incendio de baterías de ión-litio.

Cuando se recubre un electrodo de una batería de ión-litio con este nuevo material, éste evita que la batería arda si se sobrecarga o se produce un cortocircuito. El material, que puede conducir a diseños de baterías más seguros (tanto en baterías de ión litio como en otros tipos), fue anunciado por investigadores de la Universidad de Stanford en el número inaugural de Nature Energy (2016, DOI: 10.1038/nenergy.2015.9).

Las baterías de ión-litio, que alimentan a dispositivos como smartphones, coches eléctricos y monopatines eléctricos, rara vez se incendian. Los expertos del sector estiman que se produce menos de un incendio por cada 10 millones de baterías, si no contamos las pruebas de abuso. Y sin embargo estas baterías son tan ampliamente usadas y almacenan tanta energía que los investigadores siguen luchando para prevenir estos fallos tan improbables, desarrollando cada vez funciones de seguridad más fiables.

Algunas de las funciones que ya se están usando o que están en desarrollo se basan en finas capas de material protector dentro de la batería que cambian según aumenta la temperatura. Los cambios en la estructura del material o en otras propiedades paralizan el flujo de corriente, dejando así que se enfríe la batería de manera segura. Otras estrategias implican modificar disoluciones de electrolitos en el interior de la batería mediante aditivos químicos que inhiben las reacciones de combustión.

Pero estas capas y aditivos suelen causar cambios irreversibles; una vez activados, la batería no puede volverse a usar. O los materiales no son lo suficientemente efectivos porque responden de manera demasiado lenta a la variación de temperatura, o tan sólo funcionan en un rango muy pequeño de voltajes.

Por ello, un equipo de Stanford liderado por Yi Cui y Zhenan Bao ha desarrollado un material que responde rápidamente al calor y lo han empleado para recubrir los electrodos de baterías de ión-litio. El material es un compuesto hecho por el equipo a partir de polietileno y micropartículas puntiagudas de níquel recubiertas con grafeno para mejorar su estabilidad electroquímica.

El material tal cual fabricado presenta una alta conductividad eléctrica a temperatura ambiente. Pero tras haber alcanzado la temperatura crítica de transición, en menos de un segundo, el polímero se hincha, separando las partículas puntiagudas. Esto hace que la conductividad eléctrica de la batería disminuya entre siete y ocho órdenes de magnitud, desconectando el dispositivo instantáneamente.

Comparado con otros materiales empleados como interruptores de seguridad, el compuesto de Stanford es 1000 veces más susceptible a los cambios de temperatura. Además, a diferencia de otros materiales, el nuevo compuesto vuelve a su funcionamiento normal –y también la batería– una vez se ha solucionado el problema de sobrecalentamiento.

RESPUESTA RÁPIDA
Credit: Nat. Energy
Por encima de una determinada temperatura de transición, el polímero que recubre la batería se expande, separando las partículas de níquel puntiagudas (micrográficas), impidiendo el paso de los electrones (en el dibujo, de izquierda a derecha). En la ilustración, las partículas son amarillas, el polímero es azul, el recorrido del electrón está en rojo y el camino impedido del electrón es negro.

En un comentario que acompaña a Nature Energy, Khalil Amine, un especialista en la seguridad de las baterías del Argonne National Laboratory, destaca que “este enfoque aporta fiabilidad, una respuesta rápida y reversibilidad, sin renunciar al rendimiento de la batería, lo que es una combinación difícil de conseguir con métodos anteriores”.

La Sociedad Química de los Estados Unidos (ACS) y la Sociedad Química de Mexico (SQM) ofrecen seminarios web trimestrales presentados en español sobre diversos temas de química. Por completo calendario y registro, haga clic aquí

Sin embargo, apunta que el equipo evaluó la seguridad tan solo en pilas pequeñas de tipo botón. En baterías de mayor tamaño –como las empleadas en coches eléctricos– la propagación de calor quizás no sea lo suficientemente rápida como para que se dispare automáticamente el mecanismo que apague la batería. Por ello se necesitarían más análisis.

Aun así, Amine destaca que el diseño de estos materiales “aporta un enfoque interesante para resolver el ya viejo problema de seguridad de las baterías de alta densidad energética”.


Traducción al español producida por Juan José Sáenz de la Torre de Divulgame.org para C&EN. La versión original (en inglés) del artículo está disponible aquí.

X

Article:

This article has been sent to the following recipient:

Leave A Comment

*Required to comment