Volume 96 Issue 4 | pp. 4-6 | News of The Week
Issue Date: January 22, 2018 | Web Date: January 18, 2018

Un petrolero hundido amenaza pesquerías y la vida marina en el mar oriental de China

La carga de petróleo volátil y ultraligera podría disiparse rápidamente, pero el fuel del barco probablemente durará más
Department: Government & Policy
Keywords: Environment, safety, oil spill, tanker, Sanchi, East China Sea, condensate
[+]Enlarge
El modelado oceánico actual sugiere dónde irá el vertido del Sanchi en los próximos tres meses, con el camino más probable indicado en rojo.
Credit: Ekaterina Popova
A map of the East China Sea showing where oil from the Sanchi might go in the month after the ship sank.
 
El modelado oceánico actual sugiere dónde irá el vertido del Sanchi en los próximos tres meses, con el camino más probable indicado en rojo.
Credit: Ekaterina Popova

Más de cien mil toneladas métricas de petróleo transportadas por un petrolero iraní, que se hundió el 14 de enero en el mar oriental de China, podrían estar poniendo en peligro las pesquerías y la vida marina, y lo seguirían haciendo en los próximos años, según los investigadores. Pero muchos detalles del naufragio siguen sin conocerse, por lo que es demasiado temprano para predecir los efectos con certeza.

El petrolero Sanchi transportaba 136000 toneladas métricas de crudo ultraligero llamado condensado, cuando colisionó con un carguero chino el 6 de enero. El Sanchi ardió hasta hundirse 8 días más tarde a 115 metros de profundidad. Se cree que los 32 miembros de la tripulación del petrolero están muertos.

El condensado es un tipo volátil de crudo similar a la gasolina que se emplea para hacer combustible de aviones y otros productos. Es altamente tóxico para la vida marina. Al transportar la carga de condensado, el Sanchi probablemente usaba combustible fueloil: una sustancia pesada, parecida al alquitrán, viscosa y menos tóxica que el condensado pero mucho más persistente en el medio ambiente.

Las autoridades no saben qué parte de la carga y del combustible se quemaron durante el fuego, se evaporaron, o cuánto se está filtrando en las aguas circundantes.

La administración oceánica china, que ha estado monitorizando el derrame mediante barcos aeroplanos y satélites, dijo que las imágenes por satélite mostraban 4 manchas separadas con un área total de 101 kilómetros cuadrados cerca del sitio del naufragio el 17 de enero. El 18 de enero, sin embargo, se informó de que el área de derrame había decrecido hasta 21 kilómetros cuadrados repartidos en tres manchas.

China planea explorar el naufragio con robots subacuáticos, según informa el Ministerio Chino de Transporte. En otros accidentes marítimos, los robots se han usado para tapar fugas y ayudar con la recogida del fuel que todavía quedaba en el barco, dice Doug Helton, supervisor regional de operaciones para la División de Respuesta ante Emergencias de la U.S. National Oceanic & Atmospheric Administration, la cual no está involucrada en la respuesta ante este derrame. El Sanchi estaría derramando más fuel en caso de haberse roto antes de hundirse o si hubiera aterrizado verticalmente, dice Helton. Si ha quedado de una pieza y se dio la vuelta “como un vaso boca abajo”, podría mantener dentro su contenido hasta que pueda ser recuperado.

El condensado y el combustible podrían tener destinos e impactos muy diferentes en el medio ambiente marino. “La analogía que uso es que si derramas algo de gasolina cuando estás cargando tu cortacésped, se evapora en las próximas 2 horas o en el próximo día. Pero si derramas algo de aceite de motor cuando estás cambiando el aceite de tu coche, queda una mancha en tu garaje durante semanas”, dice Helton.

El condensado, que es boyante y altamente soluble en agua, contiene una mezcla de hidrocarburos, incluyendo compuestos aromáticos como benceno y tolueno, junto con alcanos de cadena recta, ramificados y cíclicos, dice Christopher Reddy de la Woods Hole Oceanographic Institution. Las propiedades del condensado hacen que sea difícil de contener y limpiar porque no puede ser recogido de la superficie y muchos sorbentes no retienen un material tan ligero, dice.

A corto plazo, el condensado podría disolverse en la columna de agua y dañar o matar organismos marinos, especialmente aquellos que se encuentran en su fase temprana de vida, dice Deborah P. French-McCay, un especialista de RPS Group en vertidos de combustible, una consultoría en Energía y Medio ambiente. Según Greenpeace–Este de Asia, el área del vertido es una zona de reproducción del Oligoplites Saurus y el calamar punta de espada, y un lugar de hibernación para mariscos como los sables, larimichthys, estorninos y cangrejos azules. Los mamíferos marinos también lo usan como una ruta migratoria.

Sin embargo, el impacto de este condensado es sobre todo a corto plazo. Esto se debe a que puede subir a lo largo de la columna de agua y evaporarse en la superficie, o dispersarse y diluirse en el océano, especialmente en condiciones de viento como las que muestran las fotografías, dice Helton. Con el tiempo, parte de este condensado también será degradado por microbios y luz.

El combustible es menos tóxico que el condensado, pero es más pesado, más viscoso y pegajoso, y más persistente en el medio ambiente. Podría envolver a la vida marina en aceite y acabar en las orillas como bola de alquitrán, con resultados similares a los del Exxon Valdez y el Deepwater Horizon.

Sin embargo, según un informe de Reuters el carguero podría haber llevado solo 1000 toneladas métricas de combustible, en comparación con las 136000 toneladas métricas de condensado. El combustible podría no salir a la superficie. Y, si las temperaturas se mantienen por debajo de los 10 grados centígrados en el fondo marino, el combustible podría permanecer allí, dice Peter Hodson de Queen’s University — aunque el combustible seguiría afectando a la vida marina en suelo marino.

Ekaterina Popova y sus colegas del U.K. National Oceanography Centre emplearon un sofisticado modelo oceánico para predecir el transporte de partículas de aceite en la superficie desde el lugar del hundimiento al promediar las corrientes marinas de la región de los últimos días 15 de enero. Predijeron que el aceite en la superficie sería arrastrado hacia la fuerte corriente Kuroshio y podría alcanzar la línea costera de Japón dentro de un mes.

En esta escala de tiempos, cualquier condensador en la superficie se habría evaporado, dispersado o degradado, dice Helton. Sin embargo, el combustible todavía podría persistir y ser transportado hasta la costa, lo que podría ser realmente malo para las pesquerías y la vida marina, dice French-McCay.

En contraposición con los resultados modelados, un representante del Ministerio de Medio Ambiente japonés dijo el 16 de enero que no se espera que el vertido llegue a la costa japonesa, según informó el Japan Times.


Traducción al español producida por Juan José Sáenz de la Torre de Divulgame.org para C&EN. La versión original (en inglés) del artículo está disponible aquí.

 
Chemical & Engineering News
ISSN 0009-2347
Copyright © American Chemical Society

Leave A Comment

*Required to comment