ADVERTISEMENT
4 /5 FREE ARTICLES LEFT THIS MONTH Remaining
Chemistry matters. Join us to get the news you need.

If you have an ACS member number, please enter it here so we can link this account to your membership. (optional)

ACS values your privacy. By submitting your information, you are gaining access to C&EN and subscribing to our weekly newsletter. We use the information you provide to make your reading experience better, and we will never sell your data to third party members.

ENJOY UNLIMITED ACCES TO C&EN

Ethics

Las academias nacionales de EEUU alertan de la prevalencia del abuso sexual en ciencia

Es necesario un cambio cultural para evitar seguir perjudicando a las investigadoras

by Andrea Widener
June 13, 2018 | APPEARED IN VOLUME 96, ISSUE 25

Una cultura de acoso sexual muy extendida ahuyenta a las mujeres de las carreras científicas, perpetuando la brecha de género, según un nuevo informe de las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE.UU.

Credit: National Academies of Science, Engineering & Medicine
Un video producido por las Academias Nacionales estadounidenses resume sus descubrimientos sobre el acoso sexual en STEM.

Un gran porcentaje de mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) denuncian acosos. Esto incluye a la mitad de las profesoras y personal, así como entre un 20 y un 50% de las estudiantes, dice el informe.

LA CIENCIA Y EL ACOSO SEXUAL

Las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE.UU. han hecho público un completo informe sobre el acoso sexual en ciencia. Esto es lo que dice sobre por qué la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) son campos especialmente vulnerables al acoso sexual, y qué debería hacer la universidad al respecto.

Por qué abunda el acoso en las disciplinas STEM:
- La dependencia en jefes y mentores para avanzar en la carrera investigadora
- El sistema de meritocracia no tolera los descensos en productividad o los problemas de la salud que produce el acoso sexual
- La cultura “macho” de muchos campos
- La red de comunicación informal, donde los rumores y falsas acusaciones viajan rápido entre diferentes campos y programas

Cambios clave para parar el acoso sexual:
-Integrar valores en el sistema
- Cambiar la dinámica de poder
- Apoyar a las víctimas de acoso sexual
- Mejorar la transparencia y las responsabilidades

“Este gran número de casos de abusos sexuales produce una pérdida de talento muy significativa y muy costosa en ciencia, ingeniería y medicina,” dice una de las miembros del comité Lilia Cortina, profesora de psicología de la Universidad de Michigan que ha estudiado el acoso durante 25 años.

Las afectadas por el acoso afirman estar muy poco satisfechas con su trabajo, y a menudo rechazan o abandonan su trabajo. Otras acaban afectadas por depresión o estrés postraumático.

Los campos STEM, incluida la química, son particularmente vulnerables al acoso sexual porque los hombres todavía son mayoría en las facultades y ocupan mayoritariamente los puestos de responsabilidad, y las estudiantes suelen confiar en un único mentor para guiarlas durante su investigación y para promover su carrera, añade el informe.

La química Mary Boyd, vicedecana del Berry College, dice estar orgullosa de que las Academias Nacionales estadounidenses hayan decidido estudiar el acoso sexual. “Además, nos dan sus resultados, sus conclusiones, y sus recomendaciones con un espíritu optimista: acabar con el acoso sexual es una responsabilidad de todos,” dice. “Vamos a necesitar mucha gente para acabar con este problema.”

Se necesita un cambio cultural para conseguir acabar con el acoso sexual en las universidades, dice el estudio. Demasiado a menudo, las universidades solo hacen lo que les exige la ley, pero eso no es suficiente para cambiar el comportamiento de la gente. “El acoso sexual es un problema de la cultura organizativa,” dice Cortina. “Las instituciones académicas tienen que huir de la cultura de la obediencia e ir hacia una cultura de respeto.”

El acoso sexual no incluye únicamente proposiciones, tocamientos, o agresiones de tipo sexual. De forma continuada, un comportamiento habitualmente considerado nimio -como comentarios sobre la apariencia o las capacidades de alguien, se consideran acoso de género- puede hacer el mismo daño al futuro de un estudiante o empleado, dice el estudio. Y el acoso está especialmente extendido contra comunidades minoritarias y el colectivo LGTBQ, que afrontan numerosas formas de comportamiento discriminatorio y despectivo.

El cambio de la cultura académica tiene que comenzar desde arriba, con líderes que dejen claro que no hay excusa, que el acoso sexual no se tolera en sus instituciones, dice el informe. Las universidades tienen que crear reglas para que el acoso tenga consecuencias escalables, y deberían mejorar los procedimientos a seguir en caso de verse envuelta o ser testigo de situaciones de acoso.

 

Este gran número de casos de abusos sexuales produce una pérdida de talento muy significativa y muy costosa en ciencia, ingeniería y medicina

Las instituciones académicas deberían, además, aumentar la diversidad en todos los niveles, dar más apoyo a las posibles víctimas de acoso, eliminar la tolerancia al acoso de género, y reducir el poder que los profesores tienen sobre los estudiantes. También deberían hacer públicos los informes sobre casos de acoso y, especialmente, sus consecuencias.

Las Academias Nacionales de EE.UU. anima a las sociedades científicas a ayudar a que este cambio cultural suceda. Por ejemplo, el informe recomienda que las sociedades ofrezcan ayuda a las personas que sufren acoso sexual.

Advertisement

David Smorodin, consejero general asistente de la American Chemical Society dice que aprecia que el informe reconozca el importante papel que las sociedades científicas pueden tener en hacer realidad este cambio. El informe “es un gran reto para todas las asociaciones de profesionales científicos,” dice.

Ahora, el reto es que las universidades adopten las recomendaciones, dice Boyd. “A veces necesitan incentivos [para cambiar], y hasta ahora no los ha habido.”


Traducción al español producida por Fernando Gomollón Bel de Divulgame.org para C&EN. La versión original (en inglés) del artículo está disponible aquí.

X

Article:

This article has been sent to the following recipient:

Leave A Comment

*Required to comment