ADVERTISEMENT
2 /3 FREE ARTICLES LEFT THIS MONTH Remaining
Chemistry matters. Join us to get the news you need.

If you have an ACS member number, please enter it here so we can link this account to your membership. (optional)

ACS values your privacy. By submitting your information, you are gaining access to C&EN and subscribing to our weekly newsletter. We use the information you provide to make your reading experience better, and we will never sell your data to third party members.

ENJOY UNLIMITED ACCES TO C&EN

Ethics

El ensayo que critica los esfuerzos para aumentar la diversidad en la síntesis orgánica, eliminado después de la reacción negativa de los químicos

La publicación de una disertación personal en Angewandte Chemie señala problemas más profundos dentro de la comunidad, dicen los químicos.

by Laura Howes
June 15, 2020 | APPEARED IN VOLUME 98, ISSUE 23

Acceda a todo el contenido español de C&EN en cenm.ag/espanol.

Un ensayo del 5 de junio sobre el estado de la síntesis orgánica provocó la protesta inmediata de los químicos por las críticas del autor a los esfuerzos para aumentar la representación de las mujeres y los grupos infrarrepresentados en el campo. Desde entonces, la revista que publicó el ensayo, Angewandte Chemie, Edición internacional, ha retirado el artículo de su sitio web y suspendido a dos de sus editores, mientras investiga el proceso editorial que condujo a la publicación de la disertación. Varios miembros de la junta asesora internacional de la revista también han renunciado en protesta por el ensayo.

09823-scicon30-hudlicky-st.jpg
Credit: Guacamoleman/Wikimedia
Hudlický

La pieza, escrita por Tomáš Hudlický de la Universidad de Brock con motivo del 83 cumpleaños del químico orgánico Dieter Seebach, reflexiona sobre los factores que influyen en cómo el campo de la síntesis orgánica continúa desarrollándose. Uno de los factores que Hudlický discute es la diversidad de la fuerza laboral. Argumenta que los esfuerzos para promover la diversidad han priorizado la inclusión de ciertos grupos de personas a expensas de la meritocracia.

Tras la crítica inmediata e intensa del ensayo por parte de los químicos en las redes sociales, la revista lo eliminó rápidamente de su página web. El identificador de objeto digital (DOI, por sus siglas en inglés), un código universal utilizado para identificar artículos publicados, primero enviaba a los lectores a un mensaje de error de “página no encontrada” y ahora redirige a una declaración del editor jefe de la revista, Neville Compton.

En esa declaración, Compton escribe que “si bien la diversidad de opiniones y pensamientos puede estimular el cambio y el debate, este ensayo no tenía cabida en nuestra revista”. Compton agregó que la revista “compartirá las acciones que estamos implementando en esta próxima semana para garantizar que esto no vuelva a suceder”. Angewandte Chemie es la revista oficial de la Sociedad de Química Alemana (GDCh, por sus siglas en alemán). En una declaración de seguimiento publicada el 8 de junio, la Sociedad Química Alemana se disculpó por la publicación del ensayo. La declaración añadió que dos editores involucrados en la publicación del ensayo habían sido suspendidos y que los revisores que revisaron el ensayo ya no se utilizarán como revisores para la revista.

El 9 de junio, Angewandte Chemie compartió una lista más detallada de las acciones que la revista y su editorial habían tomado desde que se publicó el ensayo. La editorial ha establecido un comité interino del editor jefe compuesto por cuatro empleados del departamento editorial de Wiley-VCH. Este comité asumirá la responsabilidad editorial completa de Angewandte Chemie. Wiley-VCH no ha confirmado el estatus de Compton en la publicación. La revista dice que está introduciendo un nuevo proceso para la revisión por pares de artículos de opinión que dependerá de expertos en el tema del ensayo en vez de revisores del campo de la revista. La revista también se compromete a construir más diversidad dentro de los consejos editoriales y asesores y a desarrollar nuevas pautas editoriales que incorporen principios y prácticas de igualdad, diversidad e inclusión. Se planea una revisión externa para evaluar los procesos de la revista, mientras que una revisión interna está en curso.

En las redes sociales, algunos investigadores han declarado que ya han retirado artículos para su posible publicación en la revista y otros han dicho a C&EN que están considerando terminar su membresía en el GDCh.

El 8 de junio, 16 químicos emitieron una declaración conjunta anunciando que renunciaban a su posición en la junta asesora internacional de Angewandte Chemie. En la declaración, los químicos denunciaron “el ensayo y el proceso mediante el cual fue publicado” antes de añadir que su renuncia “brinda a la revista la oportunidad de reconstituir la Junta de forma que refleje nuestra tan amplias comunidad y sociedad”. Una de las 16, Cathleen Crudden, química de la Universidad de Queen, ya había anunciado su renuncia a la junta el 5 de junio. Dice que sintió que ya no podía tener su nombre asociado con la revista. “Además de esta vez, Angewandte Chemie ha demostrado una falta significativa de liderazgo en cuanto a tratar cuestiones relacionadas con la equidad, por lo que sentí que era hora de eliminar mi nombre de su junta”, escribió en un comunicado enviado por correo electrónico a C&EN.

La Real Sociedad de Química (en Reino Unido), la Sociedad de Química Americana, la Sociedad de Química Alemana y la Sociedad de Investigación Química de la India, emitieron una declaración conjunta el 8 de junio que no abordaba el ensayo directamente pero declaraba que “sexismo, racismo, discriminación contra personas LGBTQ + y muchos otras formas de desigualdad prevalecen lamentablemente demasiado frecuentemente en las ciencias químicas, tanto a nivel individual como institucional ”. Y el rector de la Universidad de Brock, Greg Finn, emitió una carta abierta el 7 de junio, en la que escribió que “Las declaraciones contenidas en el documento no son representativas de la comunidad de Brock” y que se estaba considerando una respuesta adicional.

Los químicos que critican el ensayo dicen que las opiniones expresadas por Hudlický apuntan a problemas mucho más amplios dentro de la comunidad química, que no ha sabido abordar adecuadamente la discriminación abierta y encubierta contra químicos que son miembros de grupos infrarrepresentados. “Arreglar esto no se consigue eliminando un artículo”, dice Jen Heemstra, química de la Universidad Emory y autora de la columna Office Hours de C&EN. “Se trata de desmantelar la cultura generalizada y tóxica que selecciona y promueve estos valores”.

“Como reclutador experimentado y líder de un gran grupo de químicos en el sector farmacéutico, puedo decirles que estas opiniones [expresadas por Hudlický] no son sólo objetivamente erróneas, pero representan el tipo de sesgos que han plagado el campo de la química orgánica durante mucho tiempo.”, dice L.-C. Campeau, director ejecutivo, jefe de Procesos Químicos y de Descubrimiento de Procesos Químicos en Merck & Co. “En nuestro propio trabajo, nos hemos beneficiado enormemente de una cultura más inclusiva y una mayor diversidad que conducen a soluciones más creativas a problemas científicos sin precedentes que resolvemos todos los días en nuestra búsqueda para mejorar la salud humana”.

De hecho, estudios han demostrado que los estudiantes de grupos minoritarios infrarrepresentados innovan a un ritmo superior que la mayoría de los estudiantes, pero sus contribuciones novedosas son descartadas y es menos probable que consigan puestos académicos (Proc. Natl. Acad. Sci. USA 2020, DOI: 10.1073 / pnas.1915378117). Además, en un estudio, científicos de grupos subrepresentados en ciencias tenían menos probabilidades de ser invitados o asignados para dar charlas en conferencias científicas (Nature 2019, DOI: 10.1038 / d41586-019-03688-w).

Hudlický siente que su ensayo ha sido sacado fuera de contexto y se mantiene firme a lo que escribió, añadiendo que ha recibido correos electrónicos de apoyo y también de críticas desde que el artículo fue publicado y luego eliminado. Señala la diversidad de su propio grupo de investigación y explica que no está en contra de la diversidad, sino que argumenta en contra de la contratación preferencial de un grupo sobre otro.

Hudlický confirma que el artículo había pasado por una revisión por pares y que Angewandte Chemie no le había informado antes de eliminar su artículo de la página de la revista. Describe intentos de destruir su carrera y las de los editores que manejaron su ensayo como ir “más allá de la censura”. Argumenta que su artículo no debería haberse eliminado del registro de la literatura y que, en cambio, la revista debería haber invitado a químicos a escribir refutaciones.

“La verdadera tragedia es que este artículo no representa una opinión aislada”, dice Andy Cooper, un químico organometálico de la Universidad de Liverpool. “La mayoría de nosotros hemos visto o experimentado este tipo de cosas de cerca, y tiene que cambiar”

La sorpresa, dice César A. Urbina-Blanco, un investigador postdoctoral en la Universidad de Gante, es que el ensayo pasó el proceso de revisión por pares y se publicó en lo que él consideraba una revista respetada. El arduo trabajo que debe hacer la química, dice, implica observar dónde sobreviven estas actitudes, algo que a menudo ha recaído en los más afectados por ellas. “Las minorías somos las únicas que comenzamos estas conversaciones cuando no deberíamos tener que serlo”, dice. “La academia es el lugar al que pertenecemos, pero no somos nosotros quienes tenemos que cambiar”.

X

Article:

This article has been sent to the following recipient:

Leave A Comment

*Required to comment